ESMALTES DE UÑAS LIBRES DE TÓXICOS LITTLE ONDINE

DSC_0228

¡Hola a todos! En este post quiero hablaros de mis esmaltes de uñas favoritos, los de la marca inglesa Little Ondine, que son ¡totalmente libres de tóxicos! Se componen de agua, resinas y pigmentos minerales ¡nada más! Los descubrí por casualidad y al principio no me creía que fueran a aguantar en la uña o que de verdad fueran tan buenos, pero me sorprendieron muchísimo: cero tóxicos, sin olor, me aguantan mucho más que los convencionales (ya sean con más o menos tóxicos), colores preciosos y muchos tonos… Y algo que me encanta: no necesitas quitaesmalte ¡son peel-off!

Además, aparte de libres de tóxicos, todos los esmaltes de uñas de Little Ondine son veganos, Cruelty-Free, no contienen ingredientes de origen animal y son aptos para niños y embarazadas. 

Para usarlos, se recomienda aplicar primero una capa de su base “Secret”, luego las capas de color necesarias hasta obtener el tono deseado (suelen ser una o dos), y luego otra capa más de “Secret”, o de “Silence” si se quiere un acabado mate. “Silence” se puede usar como base también.

Mi experiencia con ellos no puede ser mejor; a mí me encanta llevar las uñas pintadas, manos y pies, y con los esmaltes tradicionales las tenía fatal a pesar de usar bases. Con los más naturales, me mejoraron muchísimo, pero desde que uso estos ¡las tengo perfectas! He probado varios colores que os iré enseñando en Instagram y editando y actualizando en el post, y también a aplicarlos con y sin base, y con y sin top coat: 

-la base es súper importante, y limpiar bien las uñas antes de pintarlas también: estos esmaltes tienen que “agarrarse” a la uña, por lo que si las tenemos con cremas, aceites, etc no se aplicarán bien y no durarán. La base ayuda a que el color dure más, y también a que retirarlo sea facilísimo

-limar las uñas antes de pintarlas: al aplicar el esmalte con las uñas recién limadas y los bordes igualados dura muchísimo más, porque al ser “peel-off” un borde roto puede hacer que vaya levantándose

-la forma de la uña también influye en la duración del color: por lo mismo, al ser “peel-off” aguantan más si llevamos las uñas con los bordes redondeados; no tienen que ser redondas, con que no tengan picos por los que el esmalte se pueda despegar más fácilmente basta

-para la mayoría de colores que he usado basta con aplicar dos capas, pero algunos son más densos y podría bastar con una; de igual modo, un par eran más transparentes y quedan mejor con tres capas (desde la marca dicen que apliques de dos a tres)

-se secan súper rápido: en serio, no tardan nada

-no huele: a mí esto me encanta, esmaltes sin olor

-el top coat no es imprescindible: da más brillo y ayuda a que el color dure más en la uña, pero tampoco me resulta una diferencia abismal, así que si vais con prisas es un plus porque aplicáis una capa menos

-hay que tener un par de precauciones: la primera, que al pintar las uñas no debemos salirnos, y si pintamos la piel hay que retirar el esmalte de ella rápido, porque sino al secarse hará que se despegue el resto; la segunda, que no podemos mojarnos las uñas hasta pasada al menos una hora desde la aplicación del esmalte, y si esperáis más tiempo mejor aún; al estar basados en agua, se disuelven, y doy fe de ello. Mi consejo: pintarlas antes de ir a dormir, porque con lo rápido que se seca no quedan marcas de ningún tipo (de esas por presión, ni se despintan ni nada) y así nos aseguramos de que pasa tiempo suficiente sin mojarlas 

-para retirar el esmalte: simplemente, lo despegamos, yo uso un palito de naranjo o unas pinzas, empiezo por una esquina y sale perfecto. Si cuesta, hay que remojar las uñas en agua caliente primero; si tampoco se despega, con alcohol, y si tampoco, entonces no queda otra que un quitaesmaltes normal; yo jamás me he encontrado en esa tesitura, pero por si acaso

-y por último, sí, he probado a aplicarme la base “Secret” y un esmalte de otra marca, y no, no se despega, así que no merece la pena

DSC_0448

Respecto a la duración: a mí las uñas intactas me duran poco, la verdad; pero con estos esmaltes y haciéndome la manicura como he dicho antes (limando los bordes, dejando que seque bien, etc) me ha llegado a durar más de una semana, de hecho es la primera vez que me retiro un esmalte por cambiar ya de color en vez de por tener las uñas mal. Y usando las manos, no os creáis: jardín, teclado, cocina, excursiones, deporte, limpieza, compras… 

En fin, que como veis Little Ondine es una marca que me encanta y que recomiendo mucho, y su precio (que ronda las 11 libras, es decir, unos 12,50€) no me parece caro para nada en relación a la calidad y cantidad de esmalte que viene en el bote. Los venden también en formato “TWINS”, que son dos botes más pequeños pero con los que probar dos colores, y sacan colecciones especiales y sets de regalo con varios tonos a lo largo del año.